Y si él hubiera podido elegir…

Las cosas para mi nunca han sido sencillas, en nada

y vos no eres motivo de complicacion.

Tengo que intentar ser “feliz” sin vos, sin mi musica, con mi escasa salud,

con mi poco tiempo, y con mis propios demonios.

Dejemos clara una cosa, yo no elegi esta vida.

Si hubiera tenido oportunidad de “elegir”

vos estarias a mi lado desde hace años,

tendría un estudio de grabacion en una zona apartada del mundo

y podria escribir canciones como antes

y tal vez viviriamos desnudos en una cabaña con aire fresco,

sin noticias y si ruido (mas que el mio).

Tendría una gran banda y a la mejor mujer que este mundo pudo haber tenido.

Pero no…. Nada llega cuando tiene que llegar,

todo se complica y ahora en lugar de jugar con acordes y sonidos

juego con el tiempo y la vida.

Anuncios

Miedo

Perdí al amor de mi vida por miedo: miedo a quererlo sin medida, a intentarlo; miedo a arruinarlo. Tuve todo lo que necesitaba frente a mis ojos y no tuve el valor de agarrarlo de las manos y no soltarlo jamás. Porque me fui por lo fácil, lo seguro, lo que sabía que podía controlar, por lo que me acomodaba más el futuro.

Después tuve una oportunidad más de tenerlo frente a mí y lo volví a arruinar. Ahí está él, con todo el tiempo que agonizó por mi ausencia. Con todos esos besos y abrazos que se había guardado para mí y yo, por estar mirando al pasado lo dejé pasar. Por ingenua, porque mientras daba segundas y terceras oportunidades a una persona que no las merecía le negué la primera oportunidad a alguien que llevaba años esperando por ella.

Una tercera oportunidad se apareció cuando detrás del monitor de una pantalla me llegó una noticia que entre líneas me avisaba que era mi momento para actuar. Si en verdad lo amaba, tenía que decírselo, ser valiente y recordarle que no hay manera de hacer vida si no es entre los dos. Pero de nuevo, fui cobarde y no lo hice. Intenté convencerme de que tal vez yo no era lo mejor para él y así sin más, lo solté, y con un enorme nudo en la garganta lo arrojé al mundo para que intentara ser feliz con alguien más.

depressãoAños después se aparece una vez más. Y entonces sí… me di el valor de sentir sin medida sin importar las consecuencias. Le hablé de como había sido mi vida sin él y de como quería pasar el resto de mi vida a su lado. Le hablé de todo lo que sentía y puse mi corazón en sus manos. Pero lo hice tarde… él ya tiene una vida hecha sin mi.

De lejos…

amor-de-lejos

Y ellos no estaban juntos, no estaban ni cerca de estarlo. Pero ¡Dios, cuánto se amaban!. Porque el amor es así a veces, puedes amar a una persona con cada fibra de tu ser pero eso no basta para que el universo conspire y puedan estar juntos.

Porque hay amores que son así, nos encontramos con la persona correcta o demasiado tarde o muy temprano, y no importa cuanta paciencia tengamos, los caminos de cada uno avanzan de tal forma que no hay manera de que en algún momento se encuentren.

Por que el amor también puede ser así, de lejos. Cada quien armando su vida con los pedacitos de felicidad y amor que ha recolectado en el camino y se puede vivir con eso. Se puede ser feliz aún teniendo la sensación constante de que algo falta.

Porque hay amores que son así, absurdos pero inquebrantables. Porque no necesitas tener a esa persona al lado tuyo para saber que están conectados de alguna manera.

Porque amar a alguien es desear la felicidad de esa persona, no importa donde o con quién esté. Y porque así era el amor entre ellos, inexplicable, incomprensible, eterno pero imposible.

Mis 3 amores

b1c02a21b7428453c3f06d550aa77435Según los psicólogos en nuestra vida tenemos 3 amores diferentes: tu primer amor, el amor de tu vida y la persona correcta. Pues bueno, bajo esa premisa, me he tomado la libertad de intentar identificar a los míos:

  • Mi primer amor: tenía 15 años cuando recibí uno deseos besos que te hacen perder el piso. Me lo robaron, tenía frente a mi una persona que no me interesaba en lo más mínimo y cambió mi mundo con ese beso. Él era tan espontáneo, detallista, simple. Confieso que hubo un momento en donde me sentí abrumada por tanta atención y cariño. Yo era todo para él y no podía estar segura de que él fuera todo para mi. Hasta que llegó un día en donde sentí que lo perdía y no logré encontrar un punto de mi vida en donde no me imaginara con él. Habíamos inventado un futuro juntos y yo quería ese futuro. Con él conocí el amor que te deja sin aliento, ese que sientes que el aire de falta si esa persona no está, el amor dependiente, el amor obsesivo, posesivo, inseguro, celoso. Ese amor que mientras te hace inmensamente feliz te roba la tranquilidad del alma y la paz de la cabeza. Conocí sentimientos que ni siquiera sabía que tenía y que tampoco sabía como manejar, conocí ese amor impactante que llega de golpe para invadir cada partícula de tu ser llenándote de un poder inimaginable y que no sabes como usar. Durante 4 años llenó mi vida de cartas, detalles, primeras veces, risas y lágrimas. Entonces un día me miró a los ojos y me dijo que ya no me amaba, se fue y yo sentía que se me iba la vida junto con él. 398 días y -6 kilos después, por fin me dieron ganas de estar viva otra vez, fue entonces cuando decidir “re-conectarme” con el mundo.
  • El amor de mi vida: llegó un día y preguntó mi nombre, se alejó con una respuesta y sin dejarme el suyo. Y cada que me lo topaba por los pasillos y se cruzaban nuestras miradas, podía sentir como si estuviera viendo a alguien que ya conocía desde siempre. Podía hablar de lo que fuera con él aunque fuera un completo extraño.  Intercambiamos varias conversaciones durante días aunque tardé semanas en saber como se llamaba. Y ahí estábamos los dos, viviendo como si no existiera nada al rededor, siendo honestos el uno con el otro, sin nada que perder. Y  yo podía escucharlo hablar durante horas de cosas que no entendía, sólo porque me gustaba escucharlo hablar. Y me quedaba despierta hasta altas horas de la madrugada a esperar a que se apareciera para poder estar con él al menos 5 minutos. Sin haber pasado ni una sola noche con él, podía mirarlo y sentir que era la persona con quien quería despertar el resto de mis días. Aprendimos juntos a vivir un amor libre, sin estereotipos, intenso, sincero, porque nos gustaba hablar del futuro, y de como seríamos una pareja como ninguna, y como cualquiera podría envidiar nuestro amor y lo atípico de nuestra relación. Porque siempre creímos que el amor que sentíamos entre nosotros era único.  Porque en mi mente no había nada, nada que nos impidiera apoderarnos del mundo para volverlo nuestro. Y entonces los días pasaban y ese mundo para nosotros no llegaba. Un día abrí los ojos y supe que nunca llegaría y con el dolor mas insoportable que he sentido jamás, le dije adiós. Todavía me cuesta trabajo acordarme de él sin que sienta una enorme presión en el pecho que no me deja respirar, todavía no he logrado reconstruir en mi cabeza un mundo en donde no esté él. Y cada día hago un esfuerzo por recuperar esa parte de mí, que aún le pertenece a él.
  • La persona correcta: ¿Y que pasa si encuentras a la persona perfecta, en el momento equivocado?

Once up on a time…

Y se acercó a mi, preguntó mi nombre, respondí; me dio las gracias y lo vi alejarse por la puerta, en ese instante supe que tenía que volverlo a ver…

Gibson-Les-Paul-lUna vez conocí a un músico romántico que se inventaba palabras para hablarme del amor como nadie lo había hecho, que me hablaba de cosas que no entendía pero me encantaba escuchar y hacía sonar su guitarra casi todas las noches a través del teléfono hasta que me quedara dormida. En ese momento supe que el verdadero amor existía.

Había una vez una niña egoísta y cobarde que tuvo frente a sus ojos todo lo que quería y salió huyendo por no sentirse capaz de querer a alguien tanto como para que se convirtiera en su aire. Y entonces, salió huyendo…

Y ella perdió a su sol, y el músico perdió a su musa. Y tocaba todos los días lo más fuerte que podía para intentar silenciar su dolor con el sonido de la guitarra, y se aferró a la guitarra para no extrañar sus brazos. Y después de tocar hasta que los dedos le sangraran, un día, nos volvimos a encontrar…

Y entonces, el músico me aseguró que lo único que necesitaba era una sola oportunidad de demostrarme lo que sentía. Me juró que no era como ningún otro hombre que yo hubiese conocido antes y que jamás me haría daño, que una oportunidad bastaba para demostrarme que había sido yo quien siempre había estado en su mente todo este tiempo.  Y fue así como me armé de valor y por primera vez, decidí confiar a ciegas en alguien…

Así los años pasaron, y el músico abusó de la confianza, la paciencia y el amor que le tenía, y así, él me hablaba de un amor incondicional mientras se aparecía y desaparecía por temporadas, y así; me llenó la cabeza de falsas promesas y con ideas de un futuro inexistente. Pasaron los días, y las noches, un par de primaveras y hasta dos inviernos. Bodas, funerales, cumpleaños, y él sin estar presente en ninguno de los momentos. Hasta que llegó el momento en que supe que esto tenía que parar…

Había una vez… un músico romántico y una niña ingenua que se enamoró de él. Que no tuvieron su “felices por siempre” por que efectivamente, él no era igual a todos los hombres… era peor que todos.

 

“Here comes the sun”

depositphotos_37827697-stock-illustration-abstract-background-with-clouds-and.jpgY por cada día que pasa me siento más enojada, ya no sé si contigo o conmigo. Pero estoy invadida de una mezcla entre tristeza y rabia. Hubo un momento en donde de verdad eras mi móvil, en donde todo lo que necesitaba era saber de ti y tener tus ojos frente a los míos. En donde el único lugar donde me podía sentir completa eran tus brazos; y tu sóla presencia me llenaba de vitalidad y esperanza.

Estoy enojada conmigo por haberme permitido volar tan alto, estoy enojada contigo porque me has dejado caer.

A veces creo que la culpa es mía, porque probablemente en algún punto hice o dije algo que te hiciera creer que estaba dispuesta a esperarte para siempre, o soportar lo que sea. Lo que nunca pudiste aceptar es que no podías tenerlo todo. Lo bueno de la vida es que tenemos derecho a cometer errores, lo malo, es que enmendar esos errores a veces nos cuestan cosas que no queremos perder. Pero así es como funciona, cuando nos equivocamos y queremos regresar al camino en el que estábamos, regularmente tenemos que sacrificar algo a cambio, y es entonces cuando en vez de renunciar, preferimos conformarnos y quedarnos en el camino que ya elegimos. Tuviste la oportunidad de caminar conmigo, pero mientras te quedaste suspendido en tu miedo, yo seguí avanzando.

Y sí, tienes razón, dejaste caer todo esto que era único y eres el culpable de que este mundo hoy exista con guerras y no con la única pareja perfecta sobre el. Lo que tú y yo teníamos es lo que mucha gente pasa toda la vida buscando. Ahí estábamos nosotros, con todo ese amor y esas ganas de estar juntos, justo frente a nosotros y tú… simplemente lo dejaste pasar